Francisco Sibulka, el fotógrafo que le tomó el pulso a la Cordillera

Desde la década del 70 del siglo pasado que desarrolla un trabajo de registro que comenzó con lo social, y derivó a la fauna del altiplano. Hace poco lanzó su libro “Andes”, que recopila su labor por al menos 30 años en las alturas. Este profesor es considerado un maestro por las nuevas generaciones.

Arte y Cultura 13/12/2023 Rodrigo Ramos Bañados
Sibulka 1

Fotos: Gentileza de Francisco Sibulka

En la mesa de centro hay una colección de brújulas de todas las formas donde sobresale, por dimensiones, la de una embarcación pesquera. “Siempre hay que andar ubicado”, aclara con un tono tranquilo Francisco Sibulka Díaz, nuestro entrevistado, profesor de profesión, quien, a medida que avanza esta entrevista, nos irá contando con parsimonia los detalles y vivencias de su reconocido trabajo fotográfico en los territorios altoandinos de la Región de Tarapacá. 

Detengámonos en lo de “reconocido”. Para sus pares de la fotografía en Iquique y nuevas generaciones, Francisco Sibulka es un maestro. No en vano mantiene varios galardones por su labor. Y, según la experiencia de este redactor, es difícil lograr una opinión unánime de un gremio tan disperso. 

Sibulka 2

La referencia obligada es la edición del libro “Andes”, que reúne el que es quizás el trabajo de vida de Francisco Sibulka, o sea: un recuento de al menos treinta años de la fotografía de la precordillera y del altiplano, enfocada especialmente en la fauna, aunque también habitan personas en las fotos. Puede decirse que es su primer libro propio, con textos suyos -aclara-, pues antes ha estado presente, a través de la fotografía, en doce textos de imágenes de temáticas diversas relacionadas al territorio, algunos premiados. 

“Andes” es un libro que al ojearlo da cuenta de años de pasión… tantas subidas y bajadas de la cordillera de este hombre de ojos pequeños y mirada humilde.

Desde una silla al lado de varias cámaras fotográficas de otras temporadas que complementan el paisaje del living de su casa, expresa con esa sinceridad de piel, que le quedan pocos libros de una edición de 250 ejemplares, y con suerte -ríe- le quedará uno para él. “Andes”, que sobresale por la calidad de la impresión -un tema complejo cuando se trata de un libro de fotografías, entre otras cosas para dar con el punto de la afinación de colores-, es un libro que al ojearlo da cuenta de años de pasión… tantas subidas y bajadas de la cordillera de este hombre de ojos pequeños y mirada humilde. 

La imagen que queda en la retina es la de Sibulka, con varias cámaras análogas en mano, un trípode, el vestuario adecuado para el clima a 5.000 metros sobre el nivel del mar, esperando el momento preciso para inmortalizar un ave en medio del altiplano. Una frase de Sibulka que lo resume todo: el 80% de la fotografía está en la cabeza y el 20% en el fierro (la cámara). 

AVES

El libro incluye fotografías desde 1988 en adelante. El trabajo inicial se hizo principalmente en los alrededores del pueblo de Isluga. Posteriormente hay una tarea con diapositivas en los años siguientes y en digital. “Pero, exactamente, la labor de cordillera la comencé en 1978, en la Región de Tarapacá”, dice Sibulka, con la vista puesta en una instantánea de la cordillera enmarcada en la pared de su casa. 

Sibulka 5
Las aves, como este Aguilucho de la Puna, han sido siempre una obsesión del fotógrafo.

Afirma con entusiasmo que los animales han sido la motivación para la fotografía a la que denomina “de cordillerana”, principalmente las aves. “En esta región se encuentra la mayor cantidad de aves de Chile, pero a la vez también he incluido a los camélidos y las personas. Siempre me atrajo el paisaje cordillerano y las personas que viven ahí. Con el tiempo he hecho lazos con las personas que habitan en los pueblos con la idea de compartir”, afirma. 

“Salgo en promedio a las cinco de la madrugada, cuando se está a punto de amanecer. Quienes van por primera vez quedan deslumbrados con el paisaje, pero uno sabe que hay mejores”.

Un factor importante en la fotografía -reconoce- es la suerte. “Salgo en promedio a las cinco de la madrugada, cuando se está a punto de amanecer. Quienes van por primera vez quedan deslumbrados con el paisaje, pero uno sabe que hay mejores. Por esto son importantes las condiciones del día, en esto me refiero al clima. En adelante, busco los lugares y desarrollo mi trabajo. Habitualmente de una jornada, en promedio, me resultan cinco fotografías seleccionables”, admite.

CAMBIOS

Pero los tiempos han cambiado, dice con desazón Sibulka. Esto porque ya no es lo mismo adentrarse en solitario en la cordillera, pues hoy se ha tornado peligroso por las rutas del narcotráfico. “Puede suceder que te vean y ahí uno está perdido”, reafirma con una gesticulación. Evoca que cuando subía en la década de los ochenta, los lugareños tenían una actitud distinta. 

Especifica que el paisaje se ha ido modificando por la construcción de la carretera asfaltada. “Los pueblos se han movido para estar más cerca de la carretera. En algunos pueblos pequeños las personas son temerosas de hablar, especialmente por lo relacionado al narcotráfico. Hay sectores que en veinte minutos se está al otro lado de la frontera, en lugares que los bolivianos denominan haciendas, que son peligrosos. He visto el paso de vehículos en fila sin los focos encendidos a las cuatro de la madrugada. A fin de cuentas, en estos momentos uno no sabe con qué se encontrará arriba”, reitera.

Sibulka 3
A quién madruga... La clave para hacer buenas fotografías.

Otro detalle que no pasa desapercibido para el ojo del fotógrafo es que algunos cerros ya no están verdes como antes. “En este caso, el trabajo de las mineras ha influenciado en el cambio del medio ambiente de la cordillera. Es evidente en algunos sectores. A lo anterior se suma el peligro de los relaves, como es el caso de Huatacondo. Es un cambio evidente que está sucediendo”. Una limitante más personal para subir a la cordillera es la de salud. Sibulka viene saliendo de un problema cardiaco, situación por la cual debe precaverse al momento de escalar a 5.000 metros sobre el nivel del mar. “Habitualmente llego a esas alturas, pero ahora lo estoy haciendo de a poco, con más cuidado”, reconoce.


Un férreo defensor de 

la fotografía analógica

 

La casa de Sibulka está frente al mall de Iquique. El ruido de la calle se espanta de inmediato al adentrarse en el interior de su hogar. Además de las brújulas y cámaras, hay cuadros con fotos suyas de la cordillera, teatro y familia en las paredes. Apunta con timidez al interior donde está su cuarto oscuro. 

Sibulka se reconoce un férreo defensor de la fotografía analógica -la de rollo y revelado- o análoga. Afirma con devoción que siempre les dice a los jóvenes -que han participado en sus talleres de fotografía documental- que cuando sacan un negativo tienen historia en las manos. “Siempre mantengo el trabajo de laboratorio, donde revelo blanco y negro. Mi trabajo principalmente es analógico. Me hice un cuarto oscuro hace muchos años y fui revelando. Comencé a hacer fotografías y guardarlas”, dice.

Su motivación por la fotografía surgió en 1976, tiempos de dictadura. “Estaba joven. Dibujaba relativamente bien. Incursioné en la pintura. En ese momento había situaciones (políticas del país) para registrar y de manera rápida. En esos años llegó la Zofri y con ésta el arribo de cámaras fotográficas. En ese momento me hice de mis primeras cámaras. Con esas cámaras y sus lentes era imposible imaginar lo que hago ahora, especialmente con la naturaleza. Con el tiempo me he ido armando de los equipos adecuados”, resume.

Sibulka 4
“Habitualmente de una jornada, en promedio, me resultan cinco fotografías seleccionables”, dice Sibulka.

A la pregunta con qué cámaras trabaja actualmente, responde con vehemencia que todas son Nikon. Las análogas que mantiene son una Fm2, F3 y F5; y digital D800 y D810 -modelos que los fotógrafos deben reconocer bien-. “Para hacer fotografía hay que tener más que una cámara costosa o una cámara que toma 20 fotografías por segundo. Las fotografías, como digo, están en la cabeza. Aunque tenga una digital en mis manos, mi cabeza funciona con 36 cuadros para una buena fotografía. Hoy en lo digital la definición es extrema, es mayor de la realidad; entonces hay que considerarlo. La normalidad de una fotografía, la realidad, la entrega la análoga”, asevera.

Su motivación, que se extiende hasta la actualidad, dice, es registrar lo social. “Habitualmente salgo a fotografiar los lugares de Iquique. Siempre me mantengo haciendo fotografía análoga. Voy al Paseo Baquedano, del cual llevo un registro u otros lugares de la ciudad”, dice este hombre lleno de historia. Otro capítulo de su vida que da para otra entrevista es su paso por Pisagua.

Te puede interesar
congreso 2

Directora de cine iquiqueña invitada a CONGRESO FUTURO 2024

Arte y Cultura 15/02/2024

La charla que dictó la cineasta local se centró en cómo el registro audiovisual y su visibilidad pueden generar cambios sociales. “Es importante que un congreso tan relevante como es ‘Congreso Futuro’ incluya al mundo de las artes, la cultura y el patrimonio dentro del debate y reflexión de un mejor futuro”, señaló.

Imagen de WhatsApp 2024-03-04 a las 11.52.38_958f4a0d

Revista Tarapacá Insitu Edición 59

Ediciones Insitu 04/03/2024

Los residuos de la “ropa americana” arrojados a los vertederos clandestinos de Alto Hospicio han generado mucho ruido. Y también proyectos de arte y moda. En este reportaje conocemos dos de ellos. 04-06

AKANA 1

ESPACIO AKANA: Sostener la gestión cultural hasta el siguiente nivel

Valentina Camilla Araya
Arte y Cultura 16/02/2024

Desde el 2010, el Centro Cultural Akana trabaja activamente en ofrecer un espacio de encuentro a las comunidades locales interesadas por el teatro y las artes, con una perspectiva formativa y promotora de experiencias que enriquecen el desarrollo personal, inspiradas en técnicas de la dramaturgia, el cine y la vinculación con el entorno.

Cántaro 1

“QUIEBRES Y REPARACIONES”: objetos que hablan de heridas y memorias

Constanza López Cabello
Arte y Cultura 12/02/2024

El 6 de diciembre del año pasado fue inaugurada la nueva exposición permanente del Museo de Arte Precolombino llamada “Quiebres y Reparaciones”. Esta muestra de más de 100 objetos de diversas culturas prehispánicas podrá ser vista hasta julio de 2024. La exposición contará con una sala de mediación y una vitrina itinerante en donde participarán instituciones museales y artistas invitados, como también una nutrida programación con charlas, conversatorios, talleres y cursos.

Lo más visto
Presentación

Conforman red de PUNTOS DE OBSERVACIÓN ASTROPATRIMONIAL

Galerías de fotos y videos 06/02/2024

En un esfuerzo colaborativo por preservar y promover la riqueza astronómica y patrimonial de la región de Tarapacá, diversas instituciones regionales dieron el vamos a la Mesa Técnica Astropatrimonio, quienes elegirán una red de puntos de observación astropatrimonial y construirán una hoja de ruta en torno al astro turismo regional.

AKANA 1

ESPACIO AKANA: Sostener la gestión cultural hasta el siguiente nivel

Valentina Camilla Araya
Arte y Cultura 16/02/2024

Desde el 2010, el Centro Cultural Akana trabaja activamente en ofrecer un espacio de encuentro a las comunidades locales interesadas por el teatro y las artes, con una perspectiva formativa y promotora de experiencias que enriquecen el desarrollo personal, inspiradas en técnicas de la dramaturgia, el cine y la vinculación con el entorno.

SDLN 1

Ensayo: La Sociedad de la Nieve o la pulsión por la experiencia en el cine

Julieta Greco (*)
Crítica de TV 01/03/2024

“Hay en La Sociedad de la Nieve un perfume a Herzog”, dice Julieta Greco. Como el cineasta alemán, el director J. A. Bayona recupera la pulsión por documentarlo todo y narra la tragedia de los Andes desde una verdad que va mucho más allá de los hechos: la verdad de la montaña. Con sensibilidad herzogiana también, la autora de esta nota se interna en esa experiencia visual, se demora en su música y en sus silencios, en la simbiosis entre la vida y la muerte que habita la película. Nos transporta a ese territorio donde la nieve es desoladora y vivir es imposible una vez más.

Imagen de WhatsApp 2024-03-04 a las 11.52.38_958f4a0d

Revista Tarapacá Insitu Edición 59

Ediciones Insitu 04/03/2024

Los residuos de la “ropa americana” arrojados a los vertederos clandestinos de Alto Hospicio han generado mucho ruido. Y también proyectos de arte y moda. En este reportaje conocemos dos de ellos. 04-06

Redes Sociales

Twitter

Facebook