Estudian las relaciones de las LÍNEAS DE ARIQUILDA

Arquitectura y Patrimonio 17 de enero de 2022 Por Carlos Aracena (*)
“Estudio de las Relaciones Astronómicas y Espaciales para los Geoglifos de Ariquilda” investigación que busca identificar las posibles alineaciones que tendrían los geoglifos denominados “Líneas de Ariquilda” con fenómenos astronómicos importantes como los Solsticios y Equinoccios.
geoglifos de ariquilda 1 Solsticio
Según los investigadores, la mayoría de los geoglifos en Ariquilda sólo se aprecian bien con luz rasante, es decir, al amanecer o atardecer.

Una investigación que busca establecer vínculos entre los fenómenos observables en el cielo como planetas, estrellas, constelaciones y los geoglifos encontrados en el sitio Alto Ariquilda, es la que está llevando a cabo un grupo de profesionales de diversas disciplinas, tras adjudicarse un proyecto postulado al Fondo del Patrimonio del Consejo de Monumentos Nacionales.

El proyecto obtuvo el tercer lugar a nivel nacional en la categoría identificación, registro y levantamiento del patrimonio cultural y fue presentado por un equipo encabezado por el arquitecto Pablo Trincado. También participan el astrofísico Basilio Solís, la arqueóloga Gabriela Tippmann y el comunicador Carlos Aracena.

Los investigadores buscan -por medio de la integración de sus áreas y competencias- establecer una relación que permita allegar posibles significados o explicación de este monumental campo de geoglifos, ubicados al nororiente de Huara.

geoglifos de ariquilda 2 equinoccio

“La necesidad de construir un relato con nuestro paisaje y con los mensajes que dejaron nuestros ancestros, es una primera herramienta que nos permite dar un fundamento a la protección de estos lugares”.

Para el arquitecto Pablo Trincado, esta investigación es de gran importancia pues apoya la conservación y el cuidado de sitios patrimoniales y arqueológicos como “Alto Ariquilda”. “Nuestro patrimonio es dañado: desaparecen los sitios milenarios de arte rupestre, el sobreuso de las aguas y su contaminación, el daño a la calidad de nuestros cielos producto del polvo en suspensión y la mala calidad de las luces. Todos estos elementos son patrimonio por su propia existencia”. (Convención de 1972 para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural/UNESCO).

Una de las razones principales que motivó la idea de esta investigación es “el desconocimiento de la importancia y fragilidad de estos sitios; por tanto, proteger nuestro patrimonio se hace una tarea urgente”. Además, explica, “la necesidad de construir un relato con nuestro paisaje y con los mensajes que dejaron nuestros ancestros, es una primera herramienta que nos permite dar un fundamento a la protección de estos lugares”.

Otro factor preponderante en esta investigación es la participación y alianza con las comunidades originarias presentes en el territorio. Para Trincado, se hace relevante esta asociación, ya que ellos son los herederos culturales de este legado ancestral. “La comunidad de Aroma-Ariquilda posee una cantidad importantísima de sitios de arte rupestre en el norte, petroglifos y geoglifos. Su interés es proteger y poner en valor estos lugares”. 

geoglifos de ariquilda 6

MONUMENTAL

El campo de geoglifos Alto Ariquilda se encuentra ubicado a 75 kilómetros de Iquique, en dirección noreste, dentro de la comuna de Huara. Hay pocos estudios realizados sobre este impresionante sitio arqueológico, el cual cuenta con grandes figuras trazadas en el suelo que tienen la particularidad de ser vistas en su totalidad solo desde el cielo. Por esta razón, para Trincado las denominadas “líneas de Ariquilda”, que resaltan por su iconografía, así como por el tamaño monumental de sus dibujos, deben ser estudiadas y protegidas.

“El trazado en la pampa de líneas rectas, claramente orientadas E/W, nos recuerdan los geoglifos de Nazca, y de ahí la importancia de su estudio a partir de la hipótesis de que este sitio tiene orientaciones hacia eventos astronómicos”, añade el arquitecto. Además, indica, esta investigación es el puntapié inicial para una puesta en valor más perdurable en el tiempo de este lugar. 

Trincado espera que con este equipo interdisciplinario sea posible el restablecimiento de un relato cultural que, aseguró, podría ser la piedra angular “para la puesta en valor del sitio”. Al financiamiento de FONPAT, sumó a la convocatoria al astrónomo Basilio Solís y a la arqueóloga Gabriela Tippmann, para comprobar esta hipótesis desde la metodología científica. Además, el arqueólogo Luis Pérez, también participa como investigador adjunto, quien ha ido generando la aerofotogrametría necesaria para la investigación.

geoglifos de ariquilda 3

Las “Líneas de Ariquilda” no dejan de sorprender por su impresionante tamaño y son visibles incluso en el google earth a 1.000 metros de altura.

ATANDO CABOS

El encargado del proyecto explica cuáles son los parámetros a investigar y sus relaciones. “Hemos iniciado el estudio desde dos momentos importantes para las culturas ancestrales en general: el solsticio de invierno y el equinoccio. A partir de estos dos momentos, y las alineaciones que nos puedan dar, abordamos la investigación desde la multidisciplina, para identificar elementos que puedan ser relevantes para comprender el sitio de forma integral: rutas caravaneras asociadas, paisajes circundantes, iconografías de los dibujos
y otros elementos”.

Un factor clave en esta investigación, explica, es la participación de las comunidades herederas del territorio ancestral y cultural, ya que “son los protagonistas en esta búsqueda de relato y puesta en valor”. Por esta razón asegura que “la comunidad de Aroma-Ariquilda ha participado activamente en todas las actividades que hemos desarrollado en el sitio, aportando el conocimiento propio de las personas que viven en el lugar, relacionando los dibujos existentes a experiencias familiares”. 

En este contexto, Trincado señala que “los miembros de la comunidad han hallado, de manera espontánea, similitudes entre los símbolos del sitio de geoglifos y patrones de la textilería del altiplano, en coincidencia con los estudios del sitio realizado por Briones y Chacana en los años 80”.

geoglifos de ariquilda 4

Un factor clave en esta investigación, explican los científicos, es la participación de las comunidades herederas del territorio ancestral y cultural.

ARRIBA ABAJO

¿Cómo establecer esta relación entre las estrellas y las figuras que están en la tierra? Responde Basilio Solís: “esta investigación está basada en las relaciones y posiciones entre los astros y las líneas monumentales”. Por esta razón, nos explica, “la metodología que se está ocupando observa y mide las direcciones y ángulos con que los astros señalan las posiciones de los geoglifos en ciertas fechas muy significativas”. 

Añade que “para medir la orientación astronómica de los distintos geoglifos, el primer paso es poder realizar mediciones de ángulos de azimut”. Este “es un ángulo que se mide en relación al horizonte, desde el norte hasta donde está apuntando ese geoglifo”. En el caso de las líneas de Ariquilda, el primer objeto de estudio fueron las líneas principales donde se analizó el ángulo azimut, es decir hacia dónde apuntaban y qué ángulo formaba esa dirección en relación al norte. Luego, ese ángulo se comparó con una simulación del cielo nocturno, el cual nos muestra cuales son los azimuts de distintos objetos astronómicos. “En primera instancia ocupamos la posición azimut del sol en ciertas épocas del año y con eso pudimos obtener que para el momento de solsticios y equinoccios las líneas apuntaban al mismo lugar donde salía el sol en ese día”.

Es posible afirmar, en el comienzo de esta investigación, que estos geoglifos fueron construidos y fueron dibujados con una cierta orientación astronómica.

Solís indica que las otras etapas de la investigación tienen relación con los otros geoglifos presentes en el sitio arqueológico. “En la segunda etapa vamos a seguir midiendo azimut de los distintos dibujos que hay en el sitio, para ver si -además de las líneas- también están orientados. Y, de acuerdo con esta metodología, hemos encontrado que algunos de estos geoglifos también tenían alineaciones. Por ejemplo, una que representa a un señor con báculo, a semejanza de Tunupa, que tenía la misma orientación al equinoccio”.

El astrofísico asevera que sí existe una relación. Y que ya es posible afirmar, en el comienzo de esta investigación, “que estos geoglifos fueron construidos y fueron dibujados con una cierta orientación astronómica. Y en ese aspecto tenemos que las líneas principales están orientadas y que los otros geoglifos también están orientados”. 

Finalmente, el profesional explica que “una tercera etapa es ver qué pasa en el eje que no es central del sitio, como las partes externas en donde están la denominada media chacana, etc. Allí faltaría medir los distintos azimuts y verificar si hay algún tipo de orientación astronómica”.

geoglifos de ariquilda 5


Astronomía cultural: expresión de las sociedades del pasado

La arqueóloga Gabriela Tippmann destaca que “la investigación que estamos realizando en los geoglifos de Ariquilda 1 se está abordando desde la Astronomía Cultural, nombre con el cual se conoce al estudio de las relaciones astronómicas de distintas expresiones de las sociedades del pasado, en este caso de los geoglifos, con el fin de acercarnos a sus concepciones y prácticas respecto a lo celeste”. 

“Este enfoque -agrega- ha sido escasamente utilizado en las investigaciones de geoglifos en Tarapacá, donde estos se encuentran por miles, y la mayoría asociados a antiguos senderos o rutas caravaneras, por donde no solo circulaba gente con sus objetos, sino también ideas y conocimientos. Ariquilda forma parte de estas rutas, y realmente destaca por el área extensa que cubre, la variedad de geoglifos y la presencia de algunas líneas de más de cien metros de extensión”.

Destaca también “que la mayoría de los geoglifos en Ariquilda sólo se aprecian bien con luz rasante, es decir, al amanecer o atardecer”. Esto en particular despertó el interés por explorar el sitio desde la astronomía. Para la profesional “esta investigación es importante porque, por un lado, complementará con información nueva los estudios ya realizados en el sector, permitiendo realizar una interpretación más completa de su función e importancia para los antiguos tarapaqueños. Y por otro, los resultados aportarán nueva información para la comprensión de las dinámicas socioculturales de las sociedades del pasado en la región”. 

De manera preliminar, añade, “ya hemos verificado la alineación de las líneas principales de Ariquilda con el solsticio en junio y el equinoccio en septiembre. Sabemos que estos eventos que marcan el cambio de estación fueron y siguen siendo muy relevantes para el ciclo agrícola de las poblaciones andinas, por lo que Ariquilda se estaría configurando como una especie de calendario en este sentido. Es un lugar con un potencial informativo que recién estamos empezando a explorar”.

Finalmente, cabe destacar que la investigación está en sus primeros meses y como misión dentro de sus hitos está la divulgación de los descubrimientos hacia las comunidades, lo que se realizará en talleres de Astronomía básica dictados por Basilio Solís, como también por teleconferencias tratando de llegar a la mayor parte de la comunidad escolar, de turismo y público en general. Todas las actividades serán comunicadas en sus redes sociales que son:

Facebook: Relaciones Astronómicas Geoglifos Alto Ariquilda

Instagram: @geoglifosaltoariquilda

www.lineasdeariquilda.cl

Te puede interesar