BAILAR EN PUNTAS, POR AMOR AL ARTE

Arte y Cultura 11 de octubre de 2018 Por Mariela Muñoz
Año tras año, la Escuela de Ballet del Teatro Municipal sorprende al público local con presentaciones cada vez más logradas. Sus integrantes alcanzan grados crecientes de virtuosismo, en gran medida basados en su perseverancia, disciplina y pasión. Detrás de bambalinas siempre está la profesora y directora de la escuela, Marcela Galdames Santana, que se lleva –junto a los suyos- el mejor premio: los aplausos del público iquiqueño.
ballet 25

En el mundo de la cultura, mucho se habla de las condiciones que debe tener una persona para desarrollarse como bailarín de ballet clásico. Peso, estatura, estado físico, son algunas de las características que parecen imprescindibles al momento de empezar. Sin embargo, para aquellos que desarrollan esta disciplina desde su juventud y que trabajan para mantenerse en ella a través de los años,  la única condición importante es tener la pasión.

Requisitos que sin lugar a dudas están presentes en Marcela Galdames Santana, Directora del Ballet del Teatro Municipal de Iquique, quien lleva adelante el proyecto de desarrollar la escuela formativa desde el año 1999, con la cual ha cosechado grandes logros a través de los últimos 18 años. 

ballet 23 (1)

Pasión por el ballet que -según nos explicó-, partió a muy temprana edad, aunque debió postergarla hasta la adolescencia. Y esto, porque la falta de espacios y profesores especializados, impidieron que desarrollara su interés. Sólo pudo dar rienda suelta a su, a esas alturas, obsesión, cuando viajó a estudiar pedagogía a la Universidad de Santiago y paralelamente estudiar danza. 

“No fue difícil para mí hacer las dos cosas, porque las dos cosas me gustan muchísimo” comenta, recordando los años en que por fin pudo dar rienda suelta a su creatividad y sacar adelante las técnicas necesarias para convertirse más adelante en bailarina del Ballet del Teatro Municipal de Santiago. 

Aprendizajes y experiencias que volcó en Iquique, cuando volvió, luego de terminar sus estudios en Santiago. Y que vieron sus frutos al presentar el proyecto de la escuela de ballet a la Corporación Municipal de Desarrollo Social de Iquique, donde le dieron el vamos a este anhelo, también compartido por nuestra comunidad. Desde ese día ha puesto todo su empeño en la formación de bailarines y bailarinas, muchos de ellos que empezaron muy pequeños y al crecer, siguieron los pasos del baile en otras regiones y hasta en otros países.

24993103_1672229886167398_807129714909587225_n

Un ballet regional que no tiene nada que envidiar a otras regiones o hasta el propio ballet de Santiago, pues -como explicó la profesora Galdames-, la técnica que se enseña es la misma en todos lados. Lo que diferencia a las escuelas profesionales es el tiempo que dedican los bailarines a practicar diariamente la disciplina. Por eso, uno de sus deseos es mantener esta escuela y algún día poder heredarla (por así decirlo) a alguna de sus alumnas, que quieran continuar su legado. 

“Me gustaría que las personas valoraran más el arte, porque nadie vive del arte. Sin embargo, cuando es tu pasión, no lo haces por lo económico sino por la satisfacción de entregar un show que guste al público; lo haces, como se dice, por los aplausos” indicó. Por esta razón, cada fin de año, al presentar la gala, la Directora de la escuela siente que queda la vara alta para el siguiente año, al saber que todos entregan su mayor esfuerzo para mostrar el trabajo desarrollado, como será este año, en el que presentarán la obra completa del Lago de los Cisnes.


Teatro Municipal: la deuda pendiente

La gala anual este año debió ser preparada lejos del Teatro Municipal de Iquique, a causa de su restauración, razón por la cual tuvo a todo el elenco de la escuela practicando en la Corporación del Deporte, en un edificio que alguna vez albergó al Instituto Nacional del Deporte. Más de cien niñas y algunos varones, bien envueltos en sus mallas, ensayan sus coreografías en un espacio que esperan sea temporal, lo que no les ha bajado el ánimo y menos aún disminuyó en ellos la emoción de su próxima presentación. 

“Mi legado será haber formado muchas chicas y varias generaciones de bailarinas. Y haber logrado que Iquique tenga un cuerpo de baile. Además, espero que a futuro las alumnas más pequeñas de esta escuela puedan realizar una presentación en el escenario del Teatro Municipal de Iquique, porque esa es nuestra casa” indicó. Marcela Galdames, sólo espera que el Ballet de Iquique deje una gran huella en la mente de todos los que puedan disfrutar de este maravilloso arte.

Te puede interesar