PISAGUA: Comunidad denuncia, una vez más, las múltiples señales de un ETERNO ABANDONO

Los científicos llegaron a la conclusión de que Pisagua es uno de los ecosistemas marinos más ricos y variados del país. Sus pobladores, entusiasmados con esta buena nueva, trataron de sacar adelante la categoría de “área marina costera protegida de múltiples usos”, para potenciar sus bondades, pero se han estrellado con la cruda realidad: el abandono de todos los estamentos del Estado.
ABANDONO O DESTRUCCION DEL PATRIMONIO-PISAGUA 1
El teatro de Pisagua exhibe los estragos del paso del tiempo.

Fotos: Gentileza de Marcos Tobar

La historia cuenta que alguna vez Pisagua fue un Puerto Mayor. Fue el 20 de junio de 1870, cuando el Gobierno del Perú le confirió dicha categoría en virtud de su importancia como puerta de salida del nitrato y yodo al exterior. Con los años y con el estigma de haber servido como campo de prisioneros políticos en distintos gobiernos, Pisagua se fue apagando y cargando con vergüenza una vocación impuesta.

Tras dos décadas de este nuevo siglo, y a pesar de las múltiples promesas de días mejores, provenientes de autoridades de todos los sectores, la situación de esta hermosa caleta ubicada al norte de Iquique, sigue siendo de una precariedad absoluta. Así lo denuncian sus vecinos, quienes tomaron contacto con Tarapacá Insitu para desahogarse y ventilar algunos de sus múltiples problemas.

ATARDECER PISAGUA-2

Marcos Tobar, ingeniero en acuicultura y pionero en emprendimiento turístico con su “Pisagua Sumergido”, nos resume los males que afectan al poblado: “seguimos esperando que se resuelvan los problemas de alcantarillado, de educación, de infraestructura deportiva, de conectividad, de sobreexplotación de recursos marinos, etc, etc”. 

A mayor abundamiento encontramos una publicación de febrero de 2019, donde se señala que “el Gobierno Regional y el MOP preparan Plan Pisagua para reactivar histórico puerto con obras de conectividad, infraestructura, desarrollo productivo y de recuperación patrimonial”. En el artículo se habla de “una inversión de más de 3 mil millones de pesos en la restauración del teatro y torre del reloj de Pisagua, ambos monumentos nacionales”.

PANORAMICA PISAGUA-3

PROMESAS

La realidad, en abril de 2022, dista bastante de esos anuncios. Dice Marcos Tobar: Esperábamos que a fines del año pasado se concretara el anuncio de que la caleta sería declarada “área marina costera protegida de múltiples usos”. De esta manera en Pisagua se podrían desarrollar proyectos en distintas áreas: “los pescadores, los turistas, las mineras, esperaban con ansias esta declaratoria para hacerlo bien, con un plan de manejo, de manera que pudiera ser sustentable. Esto partió el año 2014, cuando la comunidad solicitó la protección de su territorio, pero llegamos al 3 de diciembre del 2021, fecha en que debía aprobarse esta categoría por el Comité de Ministros, pero cambiaron las prioridades y eso no se resolvió”.      

“Tenemos la necesidad, urgente, que le sea otorgada esta categoría a Pisagua, porque vemos que existe una sobreexplotación de los recursos pesqueros por parte de la industria; no hay disponibilidad de alimentos por sobrepesca de anchoveta… se merma los pingüinos, las ballenas, la pesca artesanal (porque no entran las cabrillas, desaparecen las corvinas, los lenguados, porque no hay comida). También hay una sobreexplotación y una especie de tierra de nadie respecto del tema del huiro; hay quienes trabajan de una manera sustentable este recurso, pero también hay quienes disponen de su explotación como si no hubiera ni Dios, ni ley. Gente que no es de acá, que no tiene permisos, en fin”. 

ABANDONO O DESTRUCCION DEL PATRIMONIO-4

AISLAMIENTO

El principal problema que tiene la localidad, señala Luis Ferrás, tesorero del sindicato número 1 de pescadores, es su aislamiento. “Desde hace décadas hemos luchado por tener una carretera costera, que pudiera disminuir el tiempo de viaje a Iquique. Podría tardar unos 40 minutos, en lugar de las dos horas y media que toma ahora. Lo cierto es que la carretera por la costa la tienen lista desde Pisagua a Junín. Y por el otro extremo desde Iquique hasta Caleta Buena. Es decir, sirven a los intereses de las dos mineras: Cosayach y Soquimich. Entonces existe un tramo de unos 20 kilómetros que debería unir a ambos sectores, el que sigue esperando hace cinco años”.   

Otro aspecto que destacan estos representantes de la comunidad, como deficiencia grave del poblado, es la inexistencia de un campo deportivo. “Cuando llegamos de nuestras actividades y queremos distraernos, no podemos, porque no hay siquiera una cancha de fútbol. No hay otra entretención: no hay cine, no hay una mesa de pool; no hay nada. Y aquí la gente es fanática del fútbol. Cuando éramos jóvenes jugábamos todos los fines de semana, pero ahora topamos en que no podemos practicarlo. Hay una cancha de baby fútbol que es una porquería, nadie puede jugar ahí. Nos enteramos, hace poco, que en Huara inauguraron una nueva cancha; ya tienen tres. Y aquí seguimos esperando”, agrega Ferrás.

ALCANTARILLADO-PISAGUA-5

NO HAY BAÑOS

Darío Quintanilla, profesor de educación física, quien lleva siete años en Pisagua “haciendo patria”, refrenda las críticas de los pobladores respecto de la falta de espacios para hacer deporte: “He hecho clases en todas partes, en todos los lugares de Pisagua, pero siempre de la mano de la precariedad. Y esto por una razón muy sencilla: porque no hay un lugar específico para hacer clases. Por ejemplo, hoy estábamos en la cancha de baby fútbol y varios niños querían ir al baño; entonces como no hay baño, se tienen que ir a sus casas. Y hasta ahí llegó la clase. O sea, algo súper básico, que acá no existe”. 

El director de la escuela de Pisagua, Alexis Torres, señala que es fundamental que exista un espacio para que los niños puedan hacer deporte: “Existe un alto consumo de drogas, consumo de alcohol y lamentablemente eso se traspasa de generación en generación. ¿Por qué? Porque no hay oportunidades para nuestros estudiantes. Como somos una escuela rural, alejada del contexto normal y la matrícula es baja, es muy difícil poder contratar monitores o talleristas que puedan contribuir en el desarrollo integral de nuestros niños; por eso es fundamental que la gente del Gobierno o de los municipios hagan esfuerzos mayores para generar espacios que permitan sobreponerse a estos contextos que son desfavorables”. 

SOBREPESCA O PESCA INTENSIVA-PISAGUA-6

ESCUELA

Torres señala que esperaron muchos años el proyecto de remodelación de la escuela, el que recién se concretó. Pero, agrega, esto no se trata sólo de mejorar la infraestructura: “afortunadamente los recursos llegaron y se logró tener esta remodelación, pero hay que destacar que la Superintendencia de Educación y la Agencia de Calidad están al debe. Y esto porque dejan los establecimientos rurales muy botados; no se hacen cargo del contexto educativo de una localidad como Pisagua: la diversidad cultural y geográfica que tenemos”.

Lamentablemente, añade, “si nosotros visualizamos las necesidades que podemos tener, el Ministerio o la Agencia de Calidad determina que la educación es regular para todos… y eso no es así. El contexto social y cultural es muy distinto. Ellos parten de la premisa de que el estudiante es un ser único y la realidad es que son seres independientes”. La matrícula del colegio son 38 alumnos, desde kínder a octavo año básico, en modalidad de cursos combinados.

La nueva infraestructura, señala el director del colegio, “no va a mejorar la calidad de la educación, no depende de que tengamos un espacio lindo para trabajar. Depende del compromiso, depende de la motivación, de la capacitación docente, que es muy escasa; depende de múltiples factores. Entonces hay que tener cuidado en lo que nosotros necesitamos como escuela”.

ABANDONO O DESTRUCCION DEL PATRIMONIO-PISAGUA-7

ALCANTARILLADO

Para quienes quieren emprender en el rubro gastronómico, los problemas suman y siguen: “Como no tenemos alcantarillado, quienes se atreven a emprender en ese sector de la economía, lo hacen a sabiendas que estarán incumpliendo la normativa”, señala Tobar. “Las autoridades, cada vez que visitan Pisagua, nos instan a emprender, a generar negocios en el ámbito del turismo o de la gastronomía, pero no nos solucionan la problemática básica para este tipo de negocios: no sacamos nada con tener, por ejemplo, un restaurante, si nunca vamos a tener la patente, porque no hay alcantarillado”.

Hay una población del Serviu, agrega, “que lleva 23 años de construida y tiene una planta de tratamiento de aguas servidas que, en todos estos años, nunca ha funcionado. Todos los residuos de aguas servidas van a dar al mar, filtrándose por entre las piedras, porque las cámaras de la planta están rotas, porque las cañerías no llegan a destino; al final todo ese material percolado se termina filtrando por entre las rocas y va a dar al mar. Se produce un colapso y muchas de las casas que están en el sector circundante al colegio, al no tener desagüe vierten todos sus desechos a la calle; entonces tú sales del colegio y al frente tienes aguas servidas. Esa calle no está pavimentada, tampoco”.

Luis Ferrás, quien vive en esa población, corrobora lo dicho y agrega: “la Junji tiene un jardín infantil que funciona en nuestra sede social; nosotros como sindicato tenemos que prestar la sede para todas las actividades del pueblo y resulta que la Junji está hace más de diez años utilizando el local”. Tiene la sede “tomada”, añade. “En todo este tiempo la Junji no ha construido nada; toma la sede del pueblo para usarla como jardín”.

Esto es tan grave, señala Alexis Torres, que “la Junji en lugar de ser una institución que vela por los derechos de los niños, en este caso los está vulnerando. Lamentablemente no han dado respuesta a nuestros estudiantes, a nuestros niños pequeños. Hay gente que sale a la mar, madres que trabajan en labores vinculadas con la explotación de recursos marinos, y no tienen con quien dejar a sus hijos pequeños. Lamentablemente, la Junji no ha dado ninguna respuesta en relación al funcionamiento del jardín. La tía del jardín se tuvo que ir, debido a que las condiciones laborales que tenía no eran las mejores; es decir, suma y sigue”.

ABANDONO O DESTRUCCION DEL PATRIMONIO-PISAGUA-8


El peor escenario: un 

pueblo abandonado

Aunque en algún minuto el optimismo se apoderó de sus habitantes, cuando se habló de la riqueza de la biósfera de Pisagua y de su potencial turístico, la porfiada realidad se encargó de echar por tierra esos pronósticos. “Se habló de que tenemos una variedad de peces que no existe en el Chile continental; vinieron a hacer estudios las universidades y la ONG Oceana, incluso, realizó varios documentales”, pero el entusiasmo no duró mucho, señala Marcos Tobar. 

Además, agrega, Pisagua se ha ido quedando sin gente. “Muchos pescadores, como acá hay solo hasta octavo básico, deciden emigrar con sus familias cuando sus hijos tienen que ir a la enseñanza media, cuestión que dificulta mucho el que puedan sentir arraigo con la localidad. Entonces se tienen que ir; ellos vuelven de manera esporádica, cuando el mar está bueno; vienen a trabajar, fundamentalmente, pero sus familias ya no están en Pisagua”.

Te puede interesar