LA TIRANA Y LA PRENSA: Así pasen los años…

Arte y Cultura 19 de julio de 2020 Por Bernardo Guerrero Jiménez (*)
Un nuevo libro que pretende ayudar a comprender mejor la fiesta de La Tirana ya está circulando. O, al menos, lo estará apenas pase la pandemia. Un texto que se arma en torno a un aspecto poco conocido y escasamente tratado de la fiesta: las notas de prensa que los diversos periódicos escriben sobre el 16 de julio. Un libro de fuentes, dice el sociólogo Bernardo Guerrero, su autor.
portada-libro-La-tirana,-así-pasen-los-años-Bernaro-Guerrero
Portada del Libro - Fotos: Gentileza de Bernardo Guerrero

Ficha técnica

Autor: Bernardo Guerrero Jiménez

Título: La Tirana. Así pasen los años (1891-1973)

Número de páginas: 470

Con el apoyo del Gobierno Regional de Tarapacá. Core, Tarapacá y Fundación Crear (www.crear.cl)

Para comprender la fiesta de La Tirana hay que abrir varias puertas. Queda mucho por conocer y saber acerca de esta multitudinaria celebración religiosa y popular. Quien afirme que todo está dicho es un aventurero.

Margot Loyola en la década de los 50 entabla amistad con caporales y caporalas como Aniceto Palza y Rogelia Pérez, entre otros. Ambos desde pequeños se habían iniciado en este peregrinaje. El primero, indiscutible fundador de los bailes de indios pieles rojas; la segunda, figura estelar de las Cuyacas. Conversando con ambos y otros más, va enterándose de la densidad de La Tirana. Los dos son, en términos del trabajo etnográfico, informantes estratégicos. 

Estudiar la fiesta de La Tirana en esos años, tenía la virtud que muchos de sus informantes gozaban de buena salud. Eran jóvenes y tenían buena memoria. Hoy no podemos decir lo mismo. Ha habido un cambio generacional y con ello la memoria mariana parece reinterpretarse. 

Fotos-antiguas-Libro-La-Tirana-de-B.G. 1

El año 2019 muere Arturo Barahona González, discípulo de Palza y testigo presencial de los muchos cambios que ha tenido esta fiesta del 16 de julio. Héctor Rodríguez, “El Manicero”, José Zuleta e Iván Pestenic, son quizás los más antiguos que aún nos cuentan sus vivencias, nos narran sus historias. Y se entristecen, más aun ahora que saben que por culpa del Coronavirus no podrán ir a saludar a la China. Se tuvieron que ausentar el 1991 por el Cólera. Y el 1934 por el tifus exantemático. 

La fiesta de La Tirana se ha escrito en diversas modalidades y registros, desde el primer video del año 1944, fotografías, libros y artículos. Todos, por cierto, valiosos. Bien sabemos que esta masiva peregrinación no se deja reducir a una sola mirada. La fiesta nos obliga a una actitud ecléctica. Y sobre todo a un esfuerzo por interpretarla.

EL LIBRO

La Tirana. Así pasen los años (1891-1973) es un libro que pretende ayudar a comprender mejor la fiesta. Es un texto que se arma en torno a un aspecto poco conocido y escasamente tratado: las notas de prensa que los diversos periódicos escriben sobre el 16 de julio. Es un libro de fuentes. ¿Qué quiere decir esto? Significa que los investigadores del tema Tirana tienen en sus manos estas notas que transcriben 82 años de lo que la llamada “opinión pública” expresada en la prensa, piensa lo que es la fiesta. Son fuentes, que hay que leer con vigilancia crítica. 

El que escribe y/o redacta lo hace desde una mirada ilustrada. Califica a esta fe como algo pagano, bárbaro, donde el alcohol y los juegos de azar predominan. Prensa, tanto de derecha como de izquierda. Por ejemplo, “La Patria” y “El Despertar de los Trabajadores”, coinciden en sus argumentaciones. En el fondo, todos claman por su desaparición. De allí el título del libro: “La Tirana. Así pasen los años”. La Tirana cada día crece y los profetas ilustrados que anunciaban su desaparición, felizmente se han equivocado.

Fotos-antiguas-Libro-La-Tirana-de-B.G.-2

Partimos el 1891, porque fue la prensa más antigua que encontramos y cortamos el 73, por dos razones fundamentales: 1.- Es un año que quiebra a la nación y que en años posteriores va a significar, por parte de la iglesia católica la cristianización, o al menos, la intención por cambiar el eje de Cristo por María y 2.- En los años 80 las informaciones sobre La Tirana van en aumento, la cobertura periodística se masifica. Un dato no menor. Los bailarines aparecen en la Vida Social. Otro libro del 73 en adelante es un esfuerzo mayúsculo, pero vale la pena realizarlo. Los nuevos caporales, a diferencia de los antiguos que defendían a ultranza la autonomía de la fiesta, marianos todos, son hijos de esta iglesia que los educa en la fe. 

No sólo recuperamos las notas de prensa, sino que también columnas de opinión y editoriales sobre la festividad. Plumas como la de Osvaldo Guerra y de Luis Díaz Salinas, por sólo nombrar dos, entregan valiosa información, al igual que Jorge Checura Jeria, entre otros. Son cronistas que carecen de formación para aprehender la complejidad del fenómeno, pero de igual forma, son de interés sus observaciones. Las ciencias sociales en el Norte Grande en la década de los 80, sobre todo en la antropología y en la sociología, dispondrán de elementos tanto teóricos como metodológicos para entender mejor esta realidad.

OTROS TIEMPOS

El paisaje sonoro de la fiesta ha cambiado. La prensa informa del uso de instrumentos como zampoñas, cajas, “pitos” y percusión. Nombra bailes que ya no existen, como los cambas. Nos informan sobre el bullicio de la gente para tomar locomoción en el Mercado Municipal o bien para abordar el tren que los lleva a la estación Sara y de allí, a pie o en mula al pueblo. Viajes por caminos de tierra, en camiones o taxibuses, no acondicionados para ese trayecto. Diez horas de viaje. 

La publicación de este libro se hace posible gracias al apoyo del Gobierno Regional, con la glosa del 6% de Cultura. La investigación duró cerca de cinco años, buscando y transcribiendo la información. Como se advierte en la página 18, hace falta en Iquique una hemeroteca en la que se pueda consultar la prensa. O bien asumir la digitalización de todas esas fuentes de información. La prensa es el diario de vida de las ciudades. Y como tal, contiene una riqueza que no hay que desconocer. La memoria mariana transmitida por los antiguos devotos y devotas, encuentran en estas notas de prensa un complemento para reconstruir la larga historia de esta fiesta.

Este libro está dedicado a Eduardo Carrión y Arturo Barahona, ambos desde sus posiciones, voces autorizadas para hablar de esta fiesta. He sido afortunado de tenerlos como amigos. 

Fotos-antiguas-Libro-La-Tirana-de-B.G.-3

Te puede interesar